Autor: Salud

Los bebés necesitan una gran cantidad de cuidados por parte de sus padres y por desgracia estos, no han nacido junto a un libro de instrucciones. Precisamente por este motivo y para ayudarte, vamos a guiarte acerca de cómo poder limpiar la nariz de tu bebé con especial cuidado y seguridad.

Cómo limpiar la nariz del bebé

Los bebés suelen tener mucha mucosidad y esto no es debido a que se encuentren constantemente resfriados, si no que sus vías respiratorias al estar en desarrollo, se taponan con una mayor facilidad. Si escuchas a tu hijo un ruido extraño a la hora de respirar, ha llegado el momento de la limpieza. Para esta tarea necesitarás suero fisiológico, y una jeringuilla estéril.

Limpiando la nariz del bebé paso a paso

Lo primero que debes de hacer es cargar la jeringuilla con el suero. Lo más recomendable es utilizar monodosis de suero para evitar contaminaciones.

Coloca al bebé boca arriba e inclina su cabeza hacia la derecha y hacia la izquierda y vierte el producto en el orificio que quede arriba para evitar que se vaya a los oídos.

Después de esto sienta al bebé o colócale en posición vertical para provocar que los mocos vayan saliendo. Si se los traga no hay problema, ya que los expulsará más adelante.

Por último y si la mucosidad está reseca y ves que no echa nada, puedes volver a echar unas gotas del producto y masajear su pequeña nariz para provocar que estos se desprendan.

Si lo prefieres también puedes cambiar el suero de la jeringuilla por agua marina y también puedes ayudarte de un humidificador para evitar que el ambiente sea excesivamente seco y por lo tanto la tarea sea mucho más accesible. Sin embargo, ten cuidado de no superar el 50% de humedad para evitar que aparezcan hongos en el ambiente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *