Autor: Salud

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los problemas del estrés para la salud. Con la vida moderna hay un tipo de estrés conocido como “estrés informático” que es el ocasionado en los trabajadores cuando los sistemas informáticos con los que trabajan funcionan mal y tienen deficiencias que ralentizan y dificultan sus tareas.

El estrés informático además de a la salud también afecta a la productividad

¿Qué es el estrés informático?

Estas deficiencias del sistema informático pueden generar enormes sensaciones de malestar y como decíamos es los que se conoce como estrés informático. Concretamente, podríamos decir que es la sensación de impotencia y angustia que se genera en el usuario informático cuando el sistema no responde de la forma en que debería o su funcionamiento se ralentiza.

Algunos ejemplos que generan estrés informático son los problemas de velocidad y carga de cualquier sistema o página, el bloqueo o congelación de un sistema operativo o el cierre de un programa sin posibilidad de almacenar los archivos sobre los que se está trabajando.

Existe una enorme cantidad de situaciones que están originadas por deficiencias informáticas y que generan estrés informático a todos los niveles. Este tipo de fallos pueden generar problemas a una empresa y a la productividad de sus trabajadores (además de a su salud por el estrés generado). Cuando un profesional tiene que lidiar  diario con un sistema ineficiente e incapaz de responder a sus necesidades, el proceso de trabajo se convierte en algo improductivo y que además hace perder la motivación de cualquier profesional.

Cómo evitar el estrés informático

Las consecuencias sobre el rendimiento de los trabajadores son reales y es por eso que las empresas deben cuidar aspectos como los siguientes:

  • Necesidades: Se hace importante que antes de instalar cualquier sistema informático se evalúen cuáles son las necesidades reales del negocio y los trabajadores.
  • Actualizaciones: Si una empresa cuenta con softwares desfasados o caducados hay mayores probabilidades de que se genere el efecto de estrés informático. Algunos de los efectos más habituales son problemas de compatibilidad o interoperabilidad con otros usuarios del mismo sistema.
  • Inversión: Destinar una partida presupuestaria al software de empresa se hace fundamental. No es imprescindible estar a la vanguardia, pero sí se deben respetar unos mínimos de calidad y funcionalidad para garantizar la productividad de los trabajadores.
  • Software pirata: Se debe evitar su uso porque suele generar más problemas y costes que beneficios.

En definitiva, cuando una empresa cuida el equipamiento de sus trabajadores y se asegura que todo tenga un funcionamiento fluido, el estrés de los trabajadores se reduce y al mismo tiempo aumenta la motivación y la productividad de sus trabajadores

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *