¡¡Hola chicas!! 🙂 No sé vosotras, pero yo soy súper fan de combinar mis cuidados faciales diarios con preparar mascarillas y remedios caseros, y jugar un poco a las cocinitas. Pero a la hora de emplear ingredientes caseros en nuestra piel, debemos tener cuidado con qué utilizamos para no irritarla o causarle algún mal.

Algunos de los productos que debes tener en tu despensa o frigorífico y que vienen genial para muchos remedios son los siguientes:

Leche y yogur: Incluso Cleopatra amaba un buen baño con leche. Usar la leche o el yogur como base en mascarillas, ayuda a calmar y regenerar la piel, así como a aportar un súper chute de hidratación.

Avena: La avena contiene antioxidantes y propiedades antiinflamatorias. Moliéndola hasta convertirla en una especie de harina, será un ingrediente buenísimo en tus remedios. Eso sí, si eres celíaco, procura que no contenga gluten.

Cúrcuma: La cúrcuma posee numerosas propiedades que ayudan a combatir el acné, la pérdida de cabello, psoriasis y el daño causado por el sol, entre otros. Tiene muchos antioxidantes, aunque, eso sí, procura usarla cuando no tengas que salir de casa, puesto que nos teñirá temporalmente la tez de un color amarillento.

Aceite de Argán: Posee vitamina E y ayuda a aportar elasticidad a nuestra piel, hidratación y a minimizar las manchas producidas por el sol. Su aplicación en el cabello también supone un gran aporte de hidratación (pero no olvides que es un aceite, así que aplícalo de medios a puntas).

Té verde y blanco: Poseen propiedades antioxidantes, ayudando a proteger nuestra piel del sol y los efectos de la polución. También son antiinflamatorios, por lo que pueden ayudarte si tienes problemas con brotes de acné.

¿Has tomado nota? Yo siempre intento tener de todo esto a mano, y cuando tengo una tarde para mí, busco alguna receta y monto el Spa en casa 🙂


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *