Autor: Salud

Todos deberíamos tener un botiquín en casa para hacer frente a los imprevistos y pequeños accidentes que pueda tener cualquier miembro de la familia. Nadie está a salvo de sufrir cortes, pequeñas quemaduras, heridas o dolores de cabeza por poner un ejemplo y es en esos momentos cuando nos alegraremos de tener un botiquín completo y accesible.

Qué tiene que tener el botiquín de nuestra casa?

Porque esto último, que esté accesible, es muy importante, pues de nada nos valdrá tener el botiquín más completo del mundo si en el momento en el que lo necesitemos usar no podemos acceder fácilmente a él.

Cómo debe ser un buen botiquín

En primer lugar, el botiquín debe ser un recipiente que pueda cerrarse y abrirse fácilmente y que además se pueda transportar

Todos los que vivan en la casa deben tener clara su ubicación para poder ir a por él rápidamente cuando la situación lo requiera.

Es recomendable que dentro del botiquín tenga compartimentos fijos donde esté colocado cada elemento, de esta forma evitaremos perder el tiempo buscando dentro de él aquello que estemos buscando.

Debemos comprobar regularmente que todos los medicamentos que se guarden estén dentro de su fecha de caducidad, para desecharlos rápidamente cuando caduquen. Para ello es importante guardar los medicamentos siempre dentro de su envase original y conservando su prospecto.

Man with first aid kit runs to help

¿Qué debe contener el botiquín?

Un botiquín de casa debe contener al menos los siguientes elementos:

Material básico para curas como: vendas de distintos tamaños y si es posible también elásticas, gasas esterilizadas, toallitas limpiadoras, algodón, esparadrapo, guantes desechables, suero fisiológico y por supuesto tiritas.

Antisépticos: alcohol, desinfectante yodado, agua oxigenada etc.

Materiales varios como: Termómetro, tijeras y pinzas, una bolsa de frío y calor

Medicamentos: Analgésicos y antitérmicos para el dolor y la fiebre: paracetamol, ibuprofeno, aspirina. Pomada para quemaduras superficiales. Pomada para picaduras de insectos. Jarabes expectorantes, mucolíticos, laxantes, antidiarreicos, colirios, antihistamínicos, etc

Recuerda que nunca debes abusar de los medicamentos y evita en lo posible automedicarte

Por último es recomendable tener apuntado en el botiquín el número de emergencias médicas para tenerlo a mano y no tener que buscarlo en momentos de necesidad. Y vosotros ¿cómo es vuestro botiquín?

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *