Psiquiatría

27Mar 2019


Autor: Salud

Los trastornos cognitivos alteran funciones como el aprendizaje, la memoria o la orientación. Tienen una mayor tasa de incidencia dentro de la tercera edad aunque puede darse también a edades más tempranas. Hoy desde nuestro blog de salud vamos a ver cuales son estos trastornos que afectan a la salud mental.

Qué son los trastornos cognitivos

Principales trastornos cognitivos

Los trastornos cognitivos más comunes son:

Delirium: Se manifiesta de forma aguda y a nivel global. Provoca un deterioro sobre el nivel de conciencia. Este trastorno se va agravando de forma gradual hasta llegar a afectar a los procesos mentales de pensamiento e incluso la capacidad de percepción.

Demencia: Se manifiesta como una forma de deterioro crónico de las funciones superiores. Afecta directamente a nivel intelectual y también suele mostrar alteraciones conductuales y en el estado de ánimo del paciente. Es la principal causa de discapacidad dentro de la tercera edad. Los primeros síntomas son la alteración de la personalidad y el paciente no llega a ser consciente de los mismos. A medida que el proceso evoluciona comienzan a aparecer déficit de atención que le impiden desarrollar su vida con normalidad.

Trastornos amnésicos: Suele afectar sobre todo a la memoria reciente del paciente. Los más comunes son la psicosis de Korsakoff (por deficiencia de vitamina B1), el traumatismo craneoencefálico (déficit cognitivo leve) y la amnesia global transitoria (imposibilidad de retener información y pérdida de la memoria reciente).

Cómo prevenir el deterioro cognitivo

Existen ciertas medidas que se pueden poner para prevenir el deterioro cognitivo. Hay ejercicios que nos pueden ayudar a desarrollar y fortalecer nuestras funciones cognitivas. Por ejemplo mantener ciertos hábitos que nos ayuden a ejercitar nuestra mente (juegos de lógica, lectura, ejercicios de contabilidad doméstica…).

Además, la socialización adquiere una importancia especial. Relacionarnos socialmente nos obliga a interactuar con el entorno y gestionar diferentes tipos de información de forma simultánea. Además, tratar de mantenernos al día de lo que ocurre en nuestro contexto resulta fundamental sobre todo en edades avanzadas.

Por último, es importante que se acuda a un profesional médico especializado en cuanto se perciba cualquier anormalidad por mínima que sea. Cuanto antes se inicie un tratamiento, mayores serán los daños que se puedan prevenir o solucionar.

28Feb 2019


Autor: Salud

Tener ansiedad de forma puntual es algo normal en la vida de toda persona, sin embargo cuando hablamos de  trastornos de ansiedad, nos referimos a aquellos que por su intensidad se convierten en una patología que afecta a la salud mental e influyen en la vida diaria de los que lo padecen.

Trastornos de ansiedad, causas y tipos

Síntomas de los trastornos de ansiedad

Este tipo de trastornos se manifiesta a partir de una serie de síntomas muy claramente identificables. La sensación de tensión o nerviosismo es el indicio más representativo, aunque existen algunos más que son claros indicadores:

La sensación de estar en peligro de forma inminente es muy común y similar a la que experimentamos cuando presenciamos algún tipo de catástrofe en primera persona.

Como consecuencia del nerviosismo se incrementa el ritmo cardíaco del afectado, también se produce lo que conocemos como hiperventilación (respiración anormalmente acelerada), sudoración o temblores.

La sensación de debilidad no sólo se manifiesta a nivel psicológico y los pacientes pueden sentir su cuerpo cansado y debilitado.

Además puede producirse consecuencias indirectas como problemas gastrointestinales o dificultad para conciliar el sueño.

El afectado puede tener problemas también para controlar sus emociones y sentimientos, así como para gestionar sus preocupaciones.

Por último, es muy habitual que aparezca una necesidad de huir o evitar todas aquellas situaciones que producen ansiedad lo cual puede derivar en un aislamiento social.

Tipos de trastornos de ansiedad

Tipos de trastornos de ansiedad

El trastorno de ansiedad puede manifestarse en diferentes tipologías y cada una de ellas responde a unos factores diferentes aunque tienen rasgos muy parecidos.

  • Agorafobia: Este tipo de trastorno se produce cuando la víctima desarrolla un miedo irracional ante lugares abiertos o incluso situaciones donde hay una exposición pública.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: Se caracteriza por una presencia continua y excesiva de ansiedad incluso dentro de eventos o asuntos cotidianos.
  • Trastorno de pánico: Se caracteriza por la presencia continua de ataques de miedo o terror intensos en el que el enfermo experimenta un nivel máximo de miedo en cuestión de minutos.
  • Mutismo selectivo: Se manifiesta sobre todo en niños pequeños que no pueden entablar conversaciones en algunas situaciones como la escuela o incluso dentro de su propia familia.
  • Trastorno de ansiedad por separación: Se produce en la infancia y se da cuando el niño se separa de sus padres o un familiar cercano.
  • Fobia social: El afectado siente elevados niveles de ansiedad en situaciones sociales debido a una constante sensación de inseguridad o vergüenza.
  • Trastorno de ansiedad inducido por sustancias: Son el resultado directo del consumo de sustancias como medicamentos o drogas. También puede darse al estar expuestos a una sustancia tóxica o por el propio síndrome de abstinencia.
  • Además, la presencia de cualquier tipo de enfermedad puede llegar a generar ansiedad en el enfermo que se manifiesta a través ataques de pánico intensos y continuados.

Si padeces alguno de estos trastornos, ten presente que no se van a ir por sí solos, debes acudir a un profesional experto en este tipo de trastornos mentales para que te ayude a solucionar tu problema.

29Ene 2019


Autor: Salud

Como ya vimos cuando hablamos de la salud mental y los principales trastornos mentales, entre ellos están los trastornos del neurodesarrollo que son aquellas alteraciones que se manifiestan a la hora de desarrollar funciones propias de la maduración del sistema nervioso.

Principales trastornos del neurodesarrollo

Tipos de trastornos del neurodesarrollo

Existen diferentes tipos de Trastornos del neurodesarrollo, como son:

Trastorno del Aprendizaje:
Afecta a la capacidad de las personas a la hora de asimilar y poner en práctica habilidades. Estos, a diferencia de lo que ocurre con las discapacidades mentales, no reflejan la inteligencia de los afectados.

Trastorno por Déficit de Atención y comportamiento perturbador.
El TDAH es uno de los trastornos más conocidos. Se manifiesta a partir de síntomas como una dificultad considerable a la hora de mantener la atención, alto nivel de distraibilidad, pérdida de metas, impaciencia fuera de lo común, tendencia a interrumpir conversaciones o actividades ajenas…

Trastorno del Lenguaje y de la Comunicación.
Pueden ser de desarrollo o bien adquiridos. Generalmente suelen ser diagnosticados más a chicos que a chicas aunque no se sabe por qué. Pueden manifestarse a partir de diferentes síntomas como mutismo, vocabulario limitado en relación a la edad o dificultad para comprender instrucciones sencillas.

Trastorno Generalizado del Desarrollo (Autismo, Síndrome de Asperger)
Es una irregularidad que se manifiesta de forma global afectando a diferentes áreas. Entre ellas la interacción social, la comunicación o intereses. Uno de los trastornos más conocidos es el trastorno del espectro autista.
Se manifiesta con una serie de dificultades en la comunicación e interacción. Algunos síntomas son los intereses obsesivos y restrictivos así como comportamientos repetitivos y reiterativos. Las personas autistas tienen dificultades para comprender conceptos abstractos y poseen una visión del mundo muy literal. El trastorno del espectro autista aglutina diferentes tipologías como el autismo de Kanner o el Síndrome de Asperger.

Trastorno de Tics.
Se manifiestan a partir de espasmos movimientos o bien palabras repentinas que se emiten de forma ininterrumpida. Las personas que sufren de este tipo de trastornos no se ven capacitadas para controlar estas manías de forma voluntaria.

Trastorno afectivo-emocional.
Es una forma de depresión en donde la variación de luz influye poderosamente. Estos cambios de luminosidad se producen de forma natural con las estaciones por lo que es común que se manifieste con mayor agresividad durante el invierno.

Trastorno de las habilidades motoras.
Se manifiesta a partir de diferentes problemas para lograr una coordinación en la ejecución de movimientos. Generalmente se suele dar en niños.

Trastorno de la Lateralidad.
Puede producirse por un trastorno neurofisiológico hereditario en el que la lateralidad no se define correctamente. De este modo el afectado utiliza la parte izquierda del cuerpo para realizar unas funciones y la parte derecha para realizar otras.

02Ene 2019


Autor: Salud

Dentro de los problemas que afectan a la salud mental están los trastornos de la alimentación. Aquellas personas que sufren un trastorno mental de este tipo suelen tener hábitos de consumo bastante irregulares. A esta inestabilidad se le suman problemas de origen psicológico relacionados con su aspecto físico y peso corporal. Éstos suelen manifestarse en forma de conductas compulsivas y obsesivas que afectan directamente a su salud.

Eating disorder. Girl is holding a plate and trying to put a pea on the fork, isolated on white

Tipos de trastornos de la alimentación

Los trastornos de alimentación más conocidos son:

  • Anorexia Nerviosa Se caracteriza por la presencia de un intenso miedo a ganar peso. En los casos más graves va sujeto a alteraciones dentro de la percepción del propio cuerpo. Es más habitual que se dé entre mujeres. La adolescencia y la primera juventud son períodos de riesgo. Si este trastorno no se cura o no se trata de forma adecuada puede convertirse en mortal.
  • Bulimia nerviosa
    Los afectados sienten una ansiedad incontrolable a la hora de ingerir alimentos. Suelen consumir grandes cantidades de comida en un período de tiempo relativamente corto. Para compensar dicha ingesta se provocan el vómito para reducir la ganancia de peso. El resultado es una pérdida de masa corporal y al igual que la anorexia puede llegar a ser mortal.
  • Trastorno de atracones
    Se encuadra en un marco similar al que presenta la bulimia. La diferencia entre ambos es que en este caso no hay conducta compensatoria. Se asocia con la ansiedad y se manifiesta en forma de episodios de ingesta descontrolada de comida. El resultado es un incremento del peso corporal llegando a sufrir de obesidad.
  • Trastorno de Evitación/Restricción de la ingestión de alimentos
    Es la negación del consumo de alimentos de forma selectiva. Las razones suelen estar asociadas a las características de determinados alimentos como el color, la textura o el olor. Suele generarse en la infancia y puede mantenerse durante el período adulto. Puede llegar a convertirse en un trastorno peligroso hasta la salud, hasta el punto de poner en riesgo la vida del afectado.
19Dic 2018


Autor: Salud

Cada vez son más las personas que acuden al psicólogo. Esto no quiere significar que cada vez haya más problemas mentales entre la población (algo que equívocamente tienden a pensar muchas personas) si no que realmente, se está descubriendo que contar con la ayuda de un buen psicólogo ayuda a reducir de manera significativa los problemas que sufrimos hoy en día.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un buen psicólogo

El ritmo de vida es frenético, la economía es incierta y la situación laboral muy mejorable. En base a todas estas premisas, se hace necesario el poder contar con un profesional que nos sepa ayudar a liberar tensiones y a no sufrir estrés. Ver las cosas desde otro punto de vista que muchas veces es necesario para percibir las cosas de otra manera, en definitiva, contar con la ayuda de un profesional.

Elegir los mejores psicólogos en Málaga

Si te ves capacitado y estás dispuesto a comenzar una terapia vamos a ofrecerte unas valoraciones a tener en cuenta de cara a encontrar un buen psicólogo en Málaga para que te encuentres satisfecho con su trabajo realizado.

Todos y cada uno de estos aspectos, los vas a poder encontrar en Psicólogos Málaga PsicoAbreu, la empresa de psicólogos más importantes en Málaga que cuenta con 23 años de experiencia en el sector y una gran cantidad de profesionales especializados repartidos a lo largo de tres centros en la ciudad de Málaga. Conocer cada uno de los siguientes apartados, te ayudará a comprender mejor su buen hacer durante todos estos años.

Los profesionales de Psicólogos Málaga PsicoAbreu, están en continua formación, y son profesionales ampliamente especializados en las distintas áreas de la psicología, lo que le permite ayudar con sus diferentes problemas a los pacientes que llegan a diario a su consulta, generando un clima de confianza para ayudarles a realizar el cambio que necesitan.

.

Qué tener en cuenta al decidirnos por un buen psicólogo

Qué tener en cuenta al decidirnos por un buen psicólogo

Tomando como ejemplo las características de Psicólogos Málaga PsicoAbreu, vamos a ver los puntos que debes tener en cuenta al buscar un buen psicólogo:

La experiencia

La experiencia es un grado importante en todos los trabajos. De esta forma, trata de encontrar un psicólogo del que sepas que lleva años de experiencia en el sector. Si lleva muchos años y sigue teniendo una consulta, será porque realmente está haciendo las cosas bien. Cuanta más experiencia tenga, a buen seguro que más personas ha conocido y más situaciones ha vivido por lo que seguramente nos pueda ofrecer una terapia mucho mejor.

La formación del psicólogo

Además de la experiencia, la formación del propio psicólogo es un aspecto muy importante. De este modo, si cuenta con alguna especialización, curso, master o se encuentra al día de las más modernas técnicas en cuanto a psicología se refiere, seguramente pueda ofrecer una mejor calidad en sus servicios.

elegir psicólogo

Pregunta todo lo que necesites saber

Nunca debes de quedarte con dudas a la hora de contar con un psicólogo. En este sentido, es importante que tu profesional te indique cual es el problema que puedes tener y cómo se va a tratar, desde qué orientación psicológica, herramientas y técnicas va a trabajar.

En definitiva, lo mejor que podemos hacer es preguntar y no quedarnos nunca con ninguna duda cuando acudamos a una cita con el psicólogo en cuestión. Tener claros todos los aspectos anteriores, nos servirán para tomar una decisión mucho más adecuada que a buen seguro, no nos arrepentiremos una vez empezada la terapia.

05Dic 2018


Autor: Salud

Como ya vimos en nuestro artículo sobre los principales trastornos mentales, el trastorno bipolar se encuentra entre ellos. Hoy vamos a ver cuales son sus posibles causas y qué síntomas tiene.

Causas y síntomas del trastorno bipolar

Causas del trastorno bipolar

Aunque no hay conclusiones científicas sobre el origen genético de esta enfermedad que afecta a la salud mental, los estudios muestran que entre el 80 y el 90 por ciento de los pacientes tiene algún parentesco con personas que ya han sufrido algún tipo de depresión. Lo más probable es que genéticamente se herede cierta tendencia a desarrollar el trastorno bipolar que como tal puede ser causado por factores externos.

En realidad, no hay una respuesta contundente y clara, pero la más aceptada por la comunidad científica es que es fruto de causas externas y genéticas.

¿Qué síntomas tiene el trastorno bipolar?

En realidad se trata de un trastorno que es difícil de reconocer. Una de las causas es la hipomanía que provoca que el afectado cuente con un alto nivel de energía al tiempo que pensamientos intensos y alejados de la realidad. Generalmente este rasgo, que es muy habitual, suele aceptarse como una parte de la personalidad del individuo lo cual hace que no llegue a diagnosticarse médicamente porque el propio paciente niega sufrir un problema de salud.

Además, la bipolaridad puede manifestarse sólo con el consumo de ciertas sustancias lo cual dificulta su diagnóstico.

Los síntomas más comunes corresponden a la manía los cuales pueden manifestarse durante un período que puede extenderse hasta los tres meses si no son tratados:

Incremento de la energía, la actividad física, rapidez de pensamiento o tendencia a hablar a una mayor velocidad de lo normal.
Sentimientos más intensos de lo normal. Tendencia a la euforia y a los cambios emocionales de forma abrupta.
Tendencia a la irritabilidad y a la distracción. Pérdida de la capacidad de concentración.
Incremento de los períodos de vigilia. El enfermo puede estar varios días sin dormir y no tener sensación de cansancio.
Creencias que se alejan de la realidad como creer que tiene ciertas habilidades especiales o superpoderes.
Compulsión sexual, aunque es menos común.
Mayor grado de agresividad en sus comportamientos.
Abuso de cualquier tipo de droga.

01Nov 2018


Autor: Salud

Existe una amplia variedad de enfermedades mentales. Muchas de ellas comparten rasgos específicos y pueden manifestarse de forma simultánea. Aunque en un futuro hablaremos de ellas con mayor profundidad, a continuación hacemos una breve introducción a cada una de ellas:

¿Cuáles son los principales trastornos mentales?

¿Cuáles son las principales enfermedades mentales?

Entre los principales trastornos que afectan a la salud mental podemos mencionar:

Trastornos del neurodesarrollo: Se caracterizan por la presencia de limitaciones en las capacidades para el desarrollo madurativo de una persona y suelen tener su origen en la edad infantil.

Trastornos del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos: Se manifiesta a través de delirios y alucinaciones que limitan y empobrecen las capacidades de percepción del sujeto y le impiden tener contacto con la realidad.

Trastorno Bipolar y trastornos relacionados: Esta enfermedad manifiesta dos límites emocionales opuestos: Por una lado la manía y por otro lado la depresión.

Trastornos depresivos: La tristeza patológica es uno de sus rasgos principales y suele manifestarse de forma simultánea a la apatía.

Trastornos de ansiedad: Producen una activación anormal del sistema nervioso y van acompañados de estados emocionales negativos.

Trastorno obsesivo-compulsivo y relacionados: Se manifiesta en forma de obsesiones repetitivas y absurdas que entorpecen el día a día del enfermo.

Trauma y otros trastornos relacionados con el estrés: El más habitual es el estrés postraumático y es consecuencia de una vivencia anormal.

Trastornos disociativos: Se traducen como reacciones anómalas de la mente debido a la influencia de factores externos.

Trastorno por síntomas somáticos y trastornos relacionados: Se basa en la aparición de síntomas físicos que no tienen ningún tipo de origen fisiológico.

Trastornos de la alimentación: Se trata de afecciones que originan patrones alimentarios anómalos.

Trastornos de la excreción: Las víctimas de estos trastornos expulsan excrementos de forma poco anómala y generalmente por causas relacionadas con la ansiedad.

Trastornos del sueño-vigilia: Pueden reflejarse en forma de insomnio o hipersomnia.

Disfunciones sexuales: Algunos ejemplos son la eyaculación precoz o los problemas de erección.

Trastornos destructivos del control de los impulsos y de la conductas: Se manifiesta en forma de impulsos súbitos que proporcionan bienestar en momentos de estrés o ansiedad. Un ejemplo es la cleptomanía.

Trastornos por uso de sustancias y trastornos adictivos: La adicción y la dependencia son los problemas más habituales.

Trastornos neurocognitivos: Se trata de alteraciones que tienen su origen en una perturbación neuronal y que generan todo tipo de alteraciones de conciencia.

Trastornos parafílicos: Se trata de alteraciones en las que un objeto anómalo se convierte en el centro de bienestar a nivel sexual. Un ejemplo es el sadomasoquismo.

Trastornos de personalidad: Algunos de los más comunes son el trastorno límite de personalidad o la personalidad antisocial.

En próximos artículos iremos explicando en detalle cada tipo de trastorno mental, para ayudar a identificarlos e indicando qué tratamientos son más adecuados para cada caso.

26Jul 2018


Autor: admin1cl

La ansiedad, a grandes rasgos, es un estado mental que afecta de forma negativa a nuestra salud. Si crees que la padeces, no te preocupes, no es culpa tuya. Hoy vamos a informarte sobre sus síntomas y causas para que puedas confirmar si muestras estas manifestaciones y necesitas ayuda profesional.

Cómo saber si tengo ansiedad: Síntomas y causas

Síntomas de la ansiedad

La ansiedad se puede manifestar de diferentes formas en nuestro cuerpo y pensamiento. Las manifestaciones sintomatológicas mas frecuentes se clasifican en los siguientes grupos:

Síntomas psicológicos

Tales como el sentir inquietud, agobio o inseguridad. El sentimiento de vacío, extrañeza, el miedo a perder el control, la incertidumbre y la dificultad para tomar decisiones.

La sensación de peligro y las consecuentes ganas de huir o atacar no fundamentadas también se agrupan en este conjunto.

Síntomas físicos

Se manifiestan en problemas como la taquicardia, las palpitaciones o la opresión en el pecho. Estos últimos suelen provocar falta de aire, temblores, sudoración e incluso en algunas ocasiones molestias digestivas como náuseas, vómitos, o el “nudo” en el estómago.

Otros síntomas de este campo son las alteraciones de la alimentación, tensión muscular, cansancio y la sensación de mareo y hormigueo.

Cabe recalcar que cada persona padece unas manifestaciones de la ansiedad diferentes, así como la intensidad de los mismos, debido a su predisposición biológica.

Tratamiento de la ansiedad

Puedes informarte más sobre los síntomas de la ansiedad y sus causas en el artículo del portal web de Patricia Garzón, psicóloga licenciada la cual cuenta con titulaciones de peso como, un máster en Psicología General Sanitaria y un máster en EMDR. Es residente en Sevilla y en apenas dos años ha conseguido resultados excelentes.

​Causas de la ansiedad

Aunque aún no está determinada una causa subyacente para la ansiedad, hay situaciones que agravan este problema. Las situaciones generales por las que se suele manifestar o incrementar la ansiedad son:

En primer lugar, los factores biológicos y hereditarios. Es decir, si existen antecedentes de problemas de nervios y ansiedad en otros familiares.

En la época de la niñez, el ambiente familiar influye con gran connotación a tu fortaleza y seguridad mental actual.

Además, hay otros factores como la inconformidad con tu vida actual o los desbalances en nuestros neurotramisores por malos hábitos como la falta de sueño o no comer correctamente.

Por su puesto, el estrés cotidiano, que normalmente es generado en el trabajo o por problemas en el hogar, agravan el problema.

Es posible que no te identifiques con ninguna de las causas mencionadas; si es así, debes acudir a un experto para que las determine él.

El especialista en ansiedad, Santiago Cidpsicólogo clínico, residente en Madrid, licenciado en la Universidad Pontifica de Salamanca, con un máster en Psicología Clínica y de la Salud y experto en EMDR entre otros galardones, estará encantado de atender tu caso de ansiedad en particular. ​

En definitiva, tu salud es lo más importante, por lo que si crees que padeces alguno de los síntomas mencionados y tu situación coincide con alguna de las causas, solicita cuanto antes la opinión de un psicólogo certificado.